¡Hola caravaners!

Creemos adivinar que al menos una vez has salido a hacer una ruta por el campo y te has encontrado con algún residuo y/o basura de un ser humano: colillas de cigarrillos, latas de refrescos e incluso restos de comida.

Es bastante desagradable encontrarse restos y basuras de cualquier tipo, y especialmente si no la has generado tú porque no sabes bien de qué son. Sin embargo, el problema no solo radica en ‘no ensuciar para que no se lo encuentre otro’, sino que debemos evitar ensuciar para cuidar el campo , el planeta y contribuir en la medida de lo posible a mejorar el entorno, la naturaleza y el medio ambiente.

Consejos para cuidar el campo en las salidas que hagamos

#1. Bolsa de cartón para tirar tus residuos

Es imprescindible que lleves una bolsa de cartón en la que puedas ir depositando absolutamente TODO lo que sea tuyo y no pertenezca al campo. Por ejemplo, si habéis hecho unos bocadillos, tirad el envoltorio en la bolsa; si lleváis patatas fritas, cuando se termine la bolsa podéis tirarla en la basura que habéis llevado… Pero no solamente eso, si estáis dando un paseo y abrís una bolsa de pipas, tirad también las cáscaras en la bolsa. A veces nos confiamos y tiramos restos de alimentos al campo “porque luego es abono”, pero la realidad es que no siempre se degrada tan fácilmente y algún animal puede comerlo atraído por el sabor y que termine sentándole mal. Por eso, recomendamos no tirar absolutamente nada en el campo.

#2. Cigarrillos

Muchos fumadores tienen la costumbre de tirar la colilla al suelo cuando han terminado de fumar. Cuando vemos ese gesto en la ciudad, no nos choca tanto porque al fin y al cabo el responsable de la zona barrerá las colillas y lo veremos limpio al día siguiente. Añadimos que, aunque haya un barrendero que se encargue de limpiar las aceras es mucho más higiénico y cívico para todos tirar las colillas en los ceniceros que hay repartidos en casi todas las ciudades.

Sin embargo, ese gesto que puede parecer inofensivo en la ciudad puede convertirse en una auténtica desgracia natural si se realiza en el campo. Una colilla de cigarrillo tarda hasta 10 años en desaparecer por lo que la contaminación que supone a lo largo de los años es altísima. Pero, además de eso, tirar una colilla al campo puede suponer algo mucho peor y peligroso que es provocar un incendio.

BAJO NINGÚN CONCEPTO tiréis nunca al campo un cigarrillo.

#3. Respeta las indicaciones

Es bastante probable que la ruta que vayáis a realizar ya la hayan realizado otros antes. El camino estará señalizado y habrá indicaciones y consejos que te irán guiando: ¡haz caso de ellas!, que para algo están. No te salgas del camino estándar ni intentes perderte mucho por tu cuenta porque, de verdad, que podrás perderte. En el campo es muy fácil desorientarse así que te recomendamos que sigas la ruta marcada y las indicaciones que marquen.

#4. La caravana, cuanto más lejos mejor

¿Qué queremos decir con esto? Pues que no intentes aparcar en la misma ‘puerta’ de donde empieza la ruta. A veces somos muy vagos y por no caminar unos cuantos de metros damos vueltas y vueltas con el coche hasta estacionarlo lo más cerca posible. Ahorremos combustible, ahorremos tiempo con el motor encendido y aparca en el primer sitio que encuentres aunque diste un poco de tu puto de partida. Además, ¿no estamos yendo a dar un paseo por el campo? Unos cuantos pasos más los puedes dar.

#5. Niños pequeños

No es que los niños pequeños contaminen, ¡ni mucho menos! Hacemos especial hincapié en este punto porque a veces dejamos a los niños que corran y jueguen a su aire y les quitamos el ojo de encima y sin embargo, a veces los más pequeños se divierten arrancando hojas, subiéndose a ramas de árboles o tirando del césped. Es interesante que desde que son muy pequeños les eduquemos para que cuiden el campo y la naturaleza y enseñarles a respetar el entorno.

#6. Respetemos a los animales

Quizá en vuestro paseo os encontréis con animales como ardillas, pájaros o lagartijas, insectos o incluso mamíferos más grandes. Ellos están en SU hábitat y vosotros sois sus invitados, por tanto ¡respetadles! No juguéis a perseguirles o asustarles ni intentéis tocarles o acercaros demasiado. Además de que se pueden asustar, no sabemos cómo reaccionarán al verse coaccionados y, de la misma forma que pueden huir, pueden atacarte al sentirse en peligro. Si te cruzas con alguno, intenta pasar de largo para evitar algún mal mayor.


¿Qué te han parecido estos consejos? Si no los seguías antes, te pedimos que los sigas para hacer del planeta un lugar en el que todos estemos cómodos, especialmente los que amamos la naturaleza. Si hay algún otro consejo que añadirías déjanos un comentario y lo añadimos al artículo.

¡Un abrazo caravaners!

Share This