¡Hola caravaners!

Dentro de poco llegará el frío, las lluvias y demás clima que acompaña el otoño y las rutas que hagamos con nuestra caravana serán menos. Aunque siempre hay aventureros y amantes de la carretera que salen a hacer rutas llueva, truene o nieva, son / somos muchos los que dejamos la caravana estacionada durante largos períodos de tiempo.

Por eso queremos en este artículo queremos darte algunos consejos si vas a dejar la caravana estacionada durante mucho tiempo. Es importante protegerla, mantenerla vigilada y tomar algunas medidas de precaución para encontrarla en buen estado cuando volvamos a utilizarla.

¿Empezamos?

Consejos si dejo la caravana aparcada mucho tiempo

#1. Vaciaremos las aguas

Absolutamente todos los depósitos de agua de la caravana deben quedar vacíos. El hecho de dejar agua en la caravana durante un par de meses puede generar malos olores y bacterias alrededor de la misma. Además, no solo puede estancarse y generar cal si no que si estamos en invierno corremos el riesgo de que se congele y pueda romper alguna tubería o grifo.

CONCLUSIÓN: es fundamental que emplees el tiempo necesario en dejar la caravana ¡sin una gota de agua!

#2. Las ruedas bien hinchadas

Sí, al máximo, y te explicamos por qué. Las ruedas son los soportes que aguantan todo el peso de la caravana especialmente cuando está parada. Aunque estos consejos sirven para evitar que el estado de la caravana empeore cuando está parada, no te recomendamos que la dejes sin mover más de un mes y medio o dos meses.  Si dejamos la caravana más de mes y medio corremos el riesgo de que las ruedas se deformen y el motor con el tiempo pierde fuerza.

CONCLUSIÓN: hincha bien las ruedas pero mueve la caravana cada dos meses

 

#3. Desconecta la batería

Igual que sucede con la batería de nuestro coche, móvil o unas simples pilas, con el tiempo se van descargando aunque no las utilices, especialmente si las dejas conectadas al aparato en cuestión. Lo mismo sucede con la batería de nuestra caravana. Lo mejor es desconectar los bornes de nuestra batería porque es una forma de alargar la vida de la misma y cuidarla para que nos dure el máximo tiempo posible.

CONCLUSIÓN: desconecta los bornes de la batería

 

#4. No dejes comida en el interior

Muchos de nosotros tenemos comida no perecedera en el interior de la caravana como sobres de pasta o botes herméticos de legumbres y demás. A nadie se le ocurriría dejar un par de plátanos y naranjas en el interior porque sabemos que pronto se estropearían, se pondrían mohosas y el olor podría ser nauseabundo. Sin embargo, nos veríamos confiados en dejar un sobre de pasta deshidratada o un inocente bote de fabada asturiana. ¿Nuestro consejo? Sácalo todo. El motivo principal es que cosas que a nuestro juicio jamás se estropean ni son objetivo de nadie, nos puede sorprender y encontrarnos la despensa llena de hormigas u otros insectos cuando volvamos a verla. Éstos pueden verse atraídos por el olor y podemos llevarnos una desagradable sorpresa.

CONCLUSIÓN: en la caravana no dejaremos nada

 

#5. Medidas antirrobo

El primer y mejor consejo que podemos darte para evitar sustos graves con tu caravana es que no la estaciones durante largas temporadas en la calle. Son muchas las caravanas que han sufrido daños de algún que otro amigo de lo ajeno que ha intentado forzarla para entrar y estropearla por hacer la gracia. Te recomendamos encarecidamente que la estaciones en un parking para caravanas en tu ciudad.

Además de ello, utiliza algún método extra como un antirrobo para el volante. Toda medida de seguridad es poca cuando se trata de proteger nuestra preciada caravana.

 

CONCLUSIÓN: parking y medidas de protección especiales

 

#6. Visitar regularmente

Aunque sigamos todas las medidas de seguridad del mundo, nuestra caravana forma parte de nuestro modo de vida y debemos cuidarla como si de nuestra casa se tratase, ya que muchos días del año es en realidad nuestra casa. Aunque no vayas a moverla cada vez que vayas, visítala con regularidad y comprueba que todo sigue correctamente. Puedes aprovechar para ventilarla cuando vayas, revisar el estado de las ruedas y comprobar que las ventajas y puertas siguen bien cerradas.

CONCLUSIÓN: por muchas medidas de seguridad que utilices, visita la caravana con frecuencia

 


¿Qué te han parecido nuestros consejos para cuidar las caravanas en los meses que están estacionadas? ¿Hay alguna medida de seguridad que creas imprescindible que aparezca en este artículo? Déjanos un comentario con las medidas de seguridad que tú estableces cuando dejas estacionada tu caravana durante un tiempo. Nos encantará conocer tus rutinas y cuidados, ¡y al resto de caravaners también!

Share This