¡Buenas de nuevo caravanistas!

Hoy traemos un tema a nuestro blog que no habíamos tratado hasta ahora: ¿cómo viajar con perro/s en la caravana o autocaravana?

Nuestras mascotas nos llenan de grandes momentos, nos hacen compañía y, porqué no reconocerlo, ¡se nos cae la baba con ellos! Ya tengamos un perro feo o bonito, un hurón o hasta un ratoncillo… Es nuestra mascota y no podemos más que derretirnos cuando nos van siguiendo.

Por eso, cuando emprendemos un viaje con nuestras mascotas (nos centramos en este artículo en viajar con perros en caravana) es importante saber cómo llevarles para que sufran lo menos posible y cumplamos con todas las medidas de seguridad.

Antes de empezar, si NO quieres llevarte tu perro/s contigo de viaje por el motivo que sea NUNCA le abandones. Si no tienes a nadie con quien dejarle, cuenta con que hay numerosas guarderías y hoteles para perros en los que dejarles mientras sales de viaje y recogerlos a la vuelta.

Y ahora sí, hecha la advertencia, ¡emprendemos el viaje!

Cómo viajar con perro en caravana

#1. Antes de hacer el viaje

Nadie mejor que tú conoce a tu amigo de cuatro patas: si es tranquilo, nervioso, si ronca, si hace mucho o poco pipí o si ladra mucho. Por eso, piensa en él en todo momento y ten en cuenta su carácter.

Antes de emprender el viaje da de comer a tu perro, de beber y que haga sus necesidades antes de subir. La idea es que esté preparado para aguantar dos / tres horas en el coche sin que tenga que orinar, comer o beber.

Otra cosa que preparar antes de subir a la caravana es su maleta. ¿Qué pensabas? El también va a hacer un viaje. En su mochila incluye un comedero portátil y bebedero hermético, su cama y sus juguetes preferidos. Otra cosa que algunos de nuestros caravaners incluyen es una camiseta o prenda de vestir del dueño y la ponen consigo. Así, aunque no estemos junto a él nos siente cerca y evitamos que se ponga nervioso.

Decide cómo quieres transportar al perro. Con la ley vigente, puedes elegir entre llevarlo en un transportín o atado al enganche del cinturón con un arnés (nunca con la correa y que podría ahogarse en caso de frenazo brusco).

Nunca te olvides de tomar una de las dos medidas de seguridad.  Y no solo porque lo establezca así la Ley. El animal puede querer moverse y, por lo que sea, molestar al conductor si no va atado y provocar un accidente y llevarnos un susto.

¿Todo listo? ¡Pues nos subimos a la caravana!

#2. Durante el viaje

Dentro de la caravana, prepara un espacio cómodo el perro donde no se sienta demasiado agobiado, os vea a alguno de vosotros y le entre luz natural. Es verdad que el tema del espacio se complica o no según el tamaño del perro. En cualquier caso, intenta que no se sienta demasiado encerrado. 

Igual que te pasará a ti, tanto si vas conduciendo como de copiloto o simplemente disfrutando del paisaje, cada dos horas o dos horas y media tu cuerpo y tus piernas te pedirán hacer una parada. Y exactamente las mismas necesidades tiene tu perro. Haz paradas y sácale a dar un paseo para que también haga sus necesidades, eche una carrera y estire las patas.

En ningún momento cuando hagas una parada dejes al perro solo dentro de la caravana. Podría asustarse o agobiarse y le harás pasar un mal rato innecesario. Si no podéis ir con él a la gasolinera o restaurante turnaros para que no se quede solo.

#3. Cosas extra

  • Lleva la documentación del perro contigo, especialmente si el viaje en caravana es fuera del territorio nacional. Asegúrate de que tiene chip y está correctamente vacunado contra la rabia.
  • En su mochila de viaje incluye bolsas con las que recoger sus necesidades. Por mucho que las haga en el campo piensa que no será agradable para otro dueño con su perro encontrarlo. Recoge siempre todo.
  • Por si durante el viaje se os hace de noche, compra una luz que añadir a su collar para que se le vea en todo momento.

Y tú, ¿cómo viajas con tu mascota? Si no tienes un perro, ¿qué mascota tienes?

¡Cuéntanos!

Share This