Viajar en autocaravana con niños se puede convertir en toda una hazaña. Todos los pequeños se ilusionan cuando saben que van a emprender un viaje lleno de aventuras, de contacto con la naturaleza y con nuevos lugares para explorar. El dormir fuera de casa, en distintos ambientes cada día, es algo que les fascina. Hasta ahí, todo bien. Pero luego aparece la inquietud del tiempo que hay que pasar en carretera.

Porque, claro, aunque a los adultos les encante ir contemplando el paisaje por la ventanilla, los niños normalmente no le hacen el menor caso. Entonces… ¿cómo se les puede distraer para hacer el camino más ameno para toda la familia? Si sois unos papás con hijos de entre 3 y 12 años y queréis que vuestros días en la autocaravana sean inolvidables, en un sentido positivo, echadles un vistazo a estos pequeños consejos.

 

Consejos para viajar en autocaravana con niños

Vale que si le das a los niños el teléfono móvil o ‘la maquinita’ se quedan tranquilos, pero en este artículo queremos darte algunos consejos para que los niños viajen tranquilos mientras interactúan con vosotros (especialmente con el copiloto, dejemos que el conductor se dedique a conducir). ¡Allá vamos!

viajar en autocaravana con niños#1. Hacer muchas paradas

Según refleja un estudio llevado a cabo por la marca Tom Tom de productos de navegación, los niños tardan en torno a media hora en aburrirse dentro de los vehículos. Eso quiere decir que, al poco de arrancar, ya estarán haciendo las eternas preguntas que tanto molestan a sus progenitores: ¿Cuánto falta para llegar? o ¿falta mucho? Para evitar que los trayectos se les hagan tan largos, lo mejor es hacer muchas paradas aunque sean de menos tiempo. En los momentos de sus cuatro comidas del día, se puede buscar un área de descanso (donde se permita parar), sin tener que comer apresuradamente en el coche.

Además, es fundamental detenerse cuando se empiezan a poner nerviosos. Si es posible, en algún lugar en el que los pequeños puedan correr un poco y dar rienda suelta a sus inquietudes motoras. Incluso si se lleva la bici, se les puede dejar un espacio de tiempo razonable para que la disfruten.

Es cierto que el viaje se hará para vosotros algo más pesado porque tendréis que parar más veces, pero aunque tardéis más pensad que el trayecto será más saludable: no os molestarán tanto y os crisparán menos los nervios.

#2. Llevadles juguetes para que se diviertan

Nunca hay que olvidarse de llevar los juegos que más les gusten. Si van varios hermanos o amiguitos, pueden entretenerse ellos solos y dejar a los papás tranquilos. También está bien que tengan a mano su juguete favorito, que les servirá de consuelo cuando les entre sueño o se sientan cansados.

Y tampoco hay que perder de vista que a los niños les encanta divertirse con los mayores. Juegos que se puedan hacer juntos, como el veo-veo, acertar qué se ve por la ventana o simplemente cantar canciones, les encantará.

Especialmente si solo viaja un niño con vosotros es importante que algunos de los juegos los hagáis con él para que no se sienta solo o aislado. Una buena medida (siempre que fuera posible) sería sentarse con el pequeño atrás para que nos sienta más cerca y alborote menos.

#3. Incluye libros infantiles

Siempre hay que dejar un lugar en la autocaravana para los libros de cuentos. Asegúrate de que tengan muchos dibujos para ver, sin tener que marearse leyendo. Y por supuesto, cuadernos para colorear con sus cajas de lápices. Con esto dejarán el aburrimiento de lado un buen rato.

#4. Una sesión de dibujos animados al día

Aunque nunca hay que abusar, a los pequeños de la casa les reconforta y les relaja mucho ver sus dibujos preferidos. Lo importante es no caer en la tentación de ponérselos todo el trayecto. Con mesura, será una buena ayuda para entretenerlos. Si tenéis una tablet cargarla con sus dibujos preferidos antes de salir y la batería recargada. También podéis incluir algún juego en el que tengan que interactuar y pensar y sentaros con ellos para ayudarles. Así, además de jugar y entretenerse pueden aprender mientras viajan.

Lo fundamental de viajar en autocaravana con niños es que no importa que se tarde más en llegar, se trata de disfrutar también del camino. Además, estos viajes suelen ser largos y armarse de paciencia es esencial para no volverse loco. Si aún así los pequeños no se relajan, intentad siempre que molesten lo menos posible al conductor y, ¡tranquilidad! Al fin y al cabo, son los reyes de la casa 🙂

¿Qué consejos le darías tú a otros papás que viajen con niños en la caravana? Deja tus consejos en un comentario, ¡seguro que te lo agradecerán!

Share This