En muchos lugares, conducir en invierno significa conducir con nieve. Y esto no es necesariamente malo, pero sí es sinónimo de ‘conducir con precaución’. El invierno trae grandes oportunidades para los viajeros más atrevidos y el paisaje presenta una cruda belleza natural. Acercarse a los puertos de montaña es una aventura y los deportes de invierno son divertidos y apasionantes.

Sin embargo, la nieve, la escarcha y el hielo pueden ser muy peligrosos, por lo que debes seguir ciertas pautas para evitar los accidentes. Deslizarse en la nieve es para los esquiadores, no para los vehículos, ¿verdad? Entonces, ¿cómo reducir los riesgos? Recogemos en forma de lista una serie de consejos que debes seguir para conducir con nieve y evitar riesgos innecesarios con el coche. Además, más abajo podrás ver un listado con algunas de las carreteras españolas que más nieve recogen y con las que hay que tener especial cuidado a la hora de circular por ellas.

Claves para conducir con nieve y mantener la seguridad

La conducción segura en las carreteras nevadas exige ciertas medidas:

  1.  La prevención antes de partir. Antes de salir a la carretera te interesa hacer algunos cambios. Es importante disponer de cadenas para la nieve y conviene cambiar los neumáticos y poner unos especiales para el invierno. Estos son muy recomendables cuando las temperaturas bajan de los °C. Por supuesto, el conductor debe tener el carnet de conducir obligatorio y debería formarse para aprender a poner las cadenas. Por ejemplo, conviene saber que se colocan en las ruedas del eje que transmite la fuerza del motor.
  2. Mantener la distancia de seguridad. Es importante durante la conducción normal y todavía más cuando el firme está mojado, helado o nevado. En invierno, la menor adherencia de los neumáticos con el suelo aumenta la distancia necesaria para frenar. Si además está nevando, encima se reducirá la visibilidad. A más distancia, más seguridad.
  3. Salir en segunda. Si al arrancar las ruedas derrapan, te conviene hacerlo directamente en segunda marcha.
  4. Cuidado con las marchas. Cuanto más uses el embrague, más tiempo pasa el coche «a su aire» y, por lo tanto, menos control tienes sobre él. Conviene circular con la marcha más larga y con pocas revoluciones.
  5. Evitar la brusquedad. Conviene frenar con mayor antelación y con suavidad porque, de lo contrario, las ruedas podrían bloquearse y se pierde el control del vehículo. Mientras sea posible, se frenará con las ruedas rectas. Del mismo modo, el uso de la dirección debe ser suave. Si das un volantazo, el coche puede deslizarse y seguir la dirección que le marca la inercia.
  6. Luces encendidas. Tienes que asegurarte tanto de ver bien la carretera como de ser visto. Las luces, siempre encendidas.

¿Qué carreteras son más peligrosas en el ámbito nacional?

Ninguna carretera con nieve o placas de hielo es segura, pero algunas destacan entre las demás. El informe EuroRAP 2016, que evalúa el riesgo en carretera, muestra las carreteras más peligrosas de España.

Las que tienen el dudoso honor de ser pistas de deportes de aventura en unas olimpiadas de invierno son:

  • La N-260 dirección Puigcerdá (Gerona). La quinta peor carretera del país es la peor de todas en invierno, especialmente entre los kilómetros 193,9 y 204,4.
  • La N-630 a su paso por el puerto de Pajares (Asturias). Según EuroRAP 2016, esta es la tercera peor carretera de España.
  • La N-625 a su paso por el puerto del Pontón (León). Conviene prestar atención, sobre todo, al trayecto entre los kilómetros 18,2 y 29,7.
  • La N-629 entre Oña y Trespaderne (Burgos). Especialmente, donde confluye con la N-232.
  • La A-395 en Sierra Nevada, en dirección Pradollano (Granada).
  • La M-607 entre Madrid y Colmenar Viejo, en dirección al puerto de Navacerrada en Guadarrama.
  • La CL-626, entre Aguilar de Campoo (León) y el puerto de Cerredo (que conecta León con Asturias).
  • La N-330 entre Sabiñánigo y Jaca, en Huesca.

En definitiva, debes tener precaución, mucha paciencia y, si el tiempo de verdad no acompaña, quizá sea mejor buscar planes alternativos en vez de conducir con nieve.

Share This