En materia de seguridad vial hay cuestiones, como mantenerse despierto, que dependen más del conductor que de las condiciones del vehículo, de la carretera o de la meteorología. Hay que tener en cuenta todos los factores para viajar de manera segura y llegar bien al destino.

¿Qué conductor no ha pasado sueño al volante? Es muy peligroso. Se estima que un 30 % de los accidentes de tráfico, más de 1,4 millones de conductores, son debidos a la pérdida de atención que trae la somnolencia. 800 000 de estos accidentes fueron graves o muy graves. ¡Conviene despertar sobre este asunto!

A continuación, os dejams algunos consejos muy útiles para evitar o reducir la somnolencia y mantenerse despierto mientras se conduce.

¿Cómo mantenerse despierto y quitar el sueño durante la conducción?

La somnolencia reduce la capacidad de atención del conductor, que puede llegar a quedarse dormido. Para que sea un peligro no hace falta que se trate de un sueño largo, ni de dormir como un tronco. Normalmente, solo basta una cabezada de dos o tres segundos para que el coche pierda la dirección.

Estos son los consejos que deberías tener en cuenta:

  • Dormir bien. Es tan obvio que a veces se olvida. El sueño se previene durmiendo, no hay más. Conviene mantener unos buenos hábitos del sueño para evitar que la somnolencia llegue mientras se conduce. Para descansar bien y prepararse para una nueva jornada en la carretera suelen bastar entre siete y nueve horas.
  • Descansar en carretera. Las largas travesías, el aburrimiento al volante, el calor, las infinitas vías rectas… Todos estos factores causan fatiga y van haciendo que perdamos capacidad de atención. Para evitar que el cansancio se convierta en ronquidos hay que descansar siempre que se sienta fatiga, cada dos horas o cada doscientos kilómetros. A veces basta con parar en una estación de servicio y estirar las piernas para refrescar la cabeza adormilada. En otras ocasiones hará falta echar una cabezadita o tomar un refresco con cafeína.
  • Evitar las malas horas. Conducir durante las horas en las que normalmente se estaría durmiendo (en general, de noche) hace que el cuerpo se apague. Hay que evitar en lo posible coger el coche en esas horas. De noche, es especialmente peligroso el periodo entre las 3 y las 5 de la madrugada. Si puedes, evita estas franjas horarias en las que somos más propensos a quedarnos dormidos.
  • Evitar las comidas pesadas. Después de comer aparece el sueño, sobre todo si se trata de comidas copiosas y pesadas. Por eso, si se va a conducir, conviene que el almuerzo o la cena sean ligeros, frescos y de fácil digestión. Es decir, nada de fabada ni medio cabrito con doble postre, eso lo dejamos para cuando lleguemos al camping (y sin molestar si es de noche).
  • Hidratarse. Es conveniente beber agua fresca con frecuencia, porque la deshidratación produce fatiga muy rápidamente.
  • Evitar las sustancias que provocan somnolencia. Algunos medicamentos dan sueño. No solo no se debería manejar maquinaria pesada, como dicen los prospectos, sino que el conductor no debería coger el coche si necesita esos fármacos. Por supuesto, hay que evitar las bebidas alcohólicas y las drogas. Está prohibido conducir bajo sus efectos, pero no se trata de evitar una sanción, sino de evitar los riesgos.
  • Refrescar y ventilar el coche. El calor y el aire viciado son enemigos del conductor. Lo ideal es mantener unos 20 °C y usar ropa fresca y cómoda. Hay que bajar la ventanilla para renovar el aire interior y subir los niveles de oxígeno. Eso sí, si lo que hace es mucho frío tendrás que seguir otros consejos a la hora de conducir (sobre todo si está todo nevado).

Para concluir, lo más importante es que el conductor sea consciente de tener somnolencia. Muchos sobrevaloran la propia capacidad de conducción incluso cuando tienen mucho sueño y los ojos se cierran. Así que el mayor consejo es asumir que no se está en buenas condiciones y detenerse.

¿Cómo mantenerse despierto? Paradójicamente, durmiendo ¡qué cosas, eh!. Echar una siestecita en el camino es más efectivo que el «yo puedo».

¡Felices sueños fuera de la carretera! Y que no te pase lo mismo que a Homer Simpson =)

Share This