¡Hola de nuevo fan del caravaning!

Recorrer mundo en autocaravana es una pasión que comparten miles de personas, y seguramente tú seas una de ellas si has llegado hasta aquí. Es fantástico saborear la aventura de cruzar regiones o países con la casa a cuestas, como las rutas por Francia o Portugal que ya hemos visto en este blog. Para los amantes del caravaning como nosotros es fundamental poder parar donde nos surja o fundirnos con la naturaleza. Esto, para nosotros, son algunas de las recompensas que obtenemos por haber ‘nacido para ser salvajes’.

Para no se asustan por hacer kilómetros y más kilómetros van estos consejos, para que aprendamos juntos cómo actuar ante una ola de frío y que nuestra travesía no se convierta en una autopista que nos conduzca directamente hacia el infierno. O mejor dicho, ¡hacia el Polo!

Los viejos rockeros del asfalto sabemos que el frío puede llegar a ser nuestro peor enemigo. Las condiciones meteorológicas adversas condicionan el estado de las carreteras, limitan la conducción por algunas zonas e, incluso, pueden provocar aislamientos en situaciones muy extremas. Y, en el peor de los casos, ser la causa de un desafortunado accidente.

Por eso, cualquier prevención es insuficiente y hay que extremar las precauciones para eludir las negativas consecuencias que puede acarrear una circunstancia de este tipo.

Cómo actuar ante una ola de frío en autocaravana

#1. Estar al tanto del clima que va a hacer

Lo primero es mantenerse siempre informado de la situación meteorológica, así como del estado de la red viaria. La información permitirá tomar decisiones importantes, sobre si es conveniente parar y refugiarse en el alojamiento más cercano, tomar una ruta alternativa o continuar la marcha. Aunque te puede pillar de improviso, si estás viajando en meses de invierno asegúrate siempre de que el sol va a brillar durante todo el viaje. Puede ser que cuando salgas del camping haga un tiempo excepcional pero según vayas avanzando kilómetros la cosa se empiece a poner fea.

#2. Usa el sentido común

Viajar en caravana es una experiencia inigualable, pero hay que ser precavido para que esa aventura no se torne en pesadilla. En este sentido, usar el sentido común es lo recomendado. Puede parecerte una obviedad, pero no lo es. Si ves que en la ruta que tenías marcada está el meollo de una gran tormenta o una nevada, busca rutas alternativas aunque sean más largas. No te metas en la boca del lobo.

#3. ¿El tanque? Lleno, por favor

Si existe riesgo de nevada y hay probabilidades de que se produzcan retenciones, llevar el tanque al máximo de combustible puede salvar a cualquiera de una mala pasada. En este caso, cualquiera que transite por una zona en estas condiciones ha de saber que se expone también a encontrar un asfalto peligroso. Sea cual sea el escenario que se te plantee antes de emprender tu viaje, intenta no apurar hasta llegar a la reserva por si pudiera pasar cualquier imprevisto.

#4. Equipamiento adecuado

Hay una serie de accesorios que siempre hay que llevar en una autocaravana. Pero hay algunos que son especialmente necesarios en invierno: es aconsejable meter en el equipaje las cadenas para las ruedas, bayetas para retirar el vaho, rasquetas para quitar la nieve, guantes, linternas y procurar que la batería del teléfono móvil tenga carga suficiente. Algunos lo llaman la ‘ley de Murphy’, pero a veces pasa que este aparato que se usa a todas horas deja de funcionar cuando más se le necesita. Lleva siempre contigo el cargador del teléfono y, si lo tienes, un GPS por si el teléfono fallase.

#5. Ropa de abrigo

Evidentemente es preferible parar y refugiarse si hay riesgo de nevada, pero si aparece de imprevisto y no hay otra opción que permanecer en la caravana, la situación será siempre más llevadera si se está bien abrigado y se dispone de las provisiones suficientes. Mejor enfundarse varias prendas finas que una sola de gran grosor, y es conveniente llevar en la despensa alimentos con altas aportaciones calóricas.

#6. Líquido anticongelante y revisiones periódicas

El líquido anticongelante evitará que el frío produzca consecuencias nefastas en la caravana. Es algo que se aconseja no solamente a la hora de planear una aventura en este tipo de vehículo, sino que debe convertirse en una rutina interiorizada por cualquier conductor: las revisiones periódicas son fundamentales.


Ahora que el invierno ha llegado para quedarse y las temperaturas comienzan a descender, saber cómo actuar ante una ola de frío si se viaja en autocaravana puede salvar de muchas situaciones complicadas.

¿Qué trucos utilizas tú para combatir el frío cuando viajas con tu autocaravana? Déjanos un comentario con tus consejos para que juntos hagamos una comunidad de Caravaning mucho más grande.

Share This