¡Hola caravaners!

Hoy vamos a ver cómo deberíamos actuar en carretera en caso de sufrir un pinchazo en alguna de nuestras ruedas, tanto si tenemos que cambiar la rueda del coche como la de la caravana o autocaravana.

En primer lugar, y antes de ver cómo se cambia una rueda de nuestro vehículo, es esencial que tengamos presente que el primer paso para no sufrir ningún tipo de accidente al volante es la prevención. Es importante llevar nuestro coche y caravana al taller para revisar que todo funciona perfectamente antes de emprender el viaje.

Por otro lado, siempre puedes echar mano de unos buenos consejos para conducir con precaución. Todo buen consejo es bienvenido siempre que se trate de conducir con seguridad: distribuir bien la carga, echarse un sueñecito antes para mantenerse bien despierto al volante o llevar entretenimiento para que los más pequeños no alboroten mucho durante el viaje.

Pero aunque tengamos todas las precauciones del mundo siempre puede suceder algo inesperado y que alguna de nuestras ruedas se rasgue o pinche y tendrás que cambiarla. Bien, vamos a ver cómo.

Paso a paso para cambiar una rueda con tu caravana

Antes de ver cuáles son los pasos para cambiar una rueda hay un básico esencial: tener rueda de repuesto. Te puede parecer algo evidente, pero no hemos visto solo uno ni dos sino muchos clientes que han decidido sacar sus ruedas de repuesto de la caravana o autocaravana porque ocupaba mucho espacio. Desde Comercial Caravaning desaconsejamos completamente esta práctica porque eliminar elementos que garanticen nuestra integridad física nunca es una buena decisión. Por lo tanto, damos por hecho que tienes la rueda en la caravana.

Los pasos para cambiar una rueda de una autocaravana son prácticamente los mismos que los que seguiríamos para cambiar una rueda de coche normal.

#1. Primer paso: seguridad

Si has pinchado una rueda lo primero que debes hacer es mantener la calma y detener el vehículo en un lugar seguro. Pégate lo máximo que puedas al arcén si no puedes llegar a ninguna vía de servicio en la que evitar el paso de otros coches, camiones y demás.

Tal y como se indica en el Código de Circulación, deberás colocar un triángulo por delante y otro por detrás a 50 metros de distancia. Insistimos en este punto en que es IMPORTANTÍSIMO que los coloques de verdad a 50 metros. Esta distancia no es por que sí, sino porque si colocas el triángulo a 50 metros será visible a los 100 metros, distancia que al vehículo que venga por detrás le permite maniobrar sin peligro para tener más precaución contigo, que estás parado.

#2. Segundo paso: manos a la obra

Con el chaleco reflectante puesto (mientras colocas los triángulos también) coge las herramientas y bájate del coche o autocaravana. Necesitaras el gato, la llave y paciencia si es tu primera vez. Te recomendamos que, antes de colocar el gato para subir el vehículo, aflojes los tornillos de la rueda en cuestión. Lo agradecerás después.

Quita también el tapacubos de la rueda y ponlo a buen recaudo. En caso de que tengas ruedas con llantas no olvides que debes disponer de la llave que afloje el tornillo antirrobo si lo tuviera.

#3. Tercer paso: levantamos el vehículo

Coloca el gato y comienza a levantar con él el vehículo. La idea es que esa parte del coche o caravana quede en el aire para poder quitar la rueda pinchada y colocar la nueva. Una vez arriba, quita todas las tuercas (¡cuidado de no perderlas!) y retira la rueda tirando despacio de ella.

CONSEJO: coloca la rueda rota debajo del gato para que, en caso de que fallase el gato, el coche cayese amortiguado sobre la rueda y no contra el suelo.

#4. Cuarto paso: rueda nueva

Coloca la rueda nueva haciendo encajar los huecos de las tuercas en su sitio. Después, coloca los tornillos y apriétalos levemente, sin llegar a dejarlos completamente apretados. Una vez hecho esto, ves bajando el vehículo poco a poco con el gato hasta que la rueda se pose sobre el suelo tal y como estaba en el paso uno.

#5. Quinto paso: apretar y partir

Bien, ahora que tenemos la rueda nueva colocada y el coche o caravana sobre el suelo nos queda solamente apretar al máximo los tornillos. Con la llave, ves apretando uno a uno pero SIEMPRE en forma de cruz.

 

Último consejo: importante

El último consejo que queremos darte es que, si tienes la opción, no hagas ninguno de los anteriores cinco pasos. Si con tu seguro cuentas con un servicio de asistencia en carretera siempre recomendamos llamar a los profesionales para que el resultado final sea perfecto y evitar ponernos en peligro a nosotros mismos.

Si tenéis cualquier duda dejarnos un comentario aquí debajo.

Share This